Guía Gastronómica y Plataforma Multimedia de Comunicación Canaria.
Estás en: Noticias.
11-07-2013

Expansión del Queso Canario
A pesar de las secuelas de la crisis y de los problemas de mercado del sector primario isleño, el queso canario sigue granjeándose un pedigrí internacional que ha forzado a replantearse nuevas fórmulas de exportación.


Aproximadamente, 17.000 toneladas de queso son elaborados al año, con un consumo anual que supera en dos kilos la media nacional, algo más de 9 kilos por habitante y año. De hecho, Canarias es la comunidad española con mayor producción y mayor consumo de quesos de cabra, siendo el queso semicurado el más vendido —3 kilos por habitante y año—, seguido del queso fresco, con 2,4 kilos por habitante y año.

 

Sin embargo, estos guarismos contrastan con las cifras de exportación, ya que, como ya ha llegado a desglosar Proexca —la Empresa pública del Gobierno de Canarias para la promoción de las exportaciones canarias—, en estos momentos salen de nuestro Archipiélago 376 toneladas deeste producto lácteo, que equivalen a 1.119.920 euros, mientras que en la vertiente contraria, la importación, se reciben 25.212 toneladas por un valor de 106,775 millones de euros. En definitiva, una relación de un millón contra 107, una diferencia demoledora que algunos sectores productivos consideran que se debe minimizar.

 

 

Promoción exterior

 

A día de hoy, la exportación se canaliza principalmente en el mercado peninsular, acaparando gran parte de los productos las dos principales ciudades del país, Madrid y Barcelona. Más allá de nuestras fronteras, Alemania y Reino Unido recogen los últimos rescoldos de la producción junto con algunos repuntes especiales en ciertos países africanos (Cabo Verde y Mauritania), aunque en este último flanco, el comercio está más vinculado con preparados lácteos de la familia de los quesos (o lo que es mismo, no son quesos con denominaciones de origen).

 

Obviamente, la lejanía geográfica es uno de los principales quebraderos de cabeza para mejorar los circuitos de distribución, lo que obliga a hacer una apuesta alejada de la virulenta competencia por precios. Tanto Proexca como el Ejecutivo regional están tan convencidos del enorme potencial del queso canario que la planificación del sector se postula por incentivar su imagen de marca y su calidad, en una línea muy similar a la que se realiza con el turismo, el principal motor de nuestra economía.

 

Cada isla tiene su sello personal y los resultados están sobre la mesa. Tras el reconocimiento añejo de los productos de La Palma y Fuerteventura (que fueron los primeros en conseguir su denominación de origen) le siguen los lácteos de Gran Canaria y Lanzarote, muy reconocidos en los últimos certámenes, sin obviar la calidad del herreño tinerfeño y gomero. Un dilatado abanico que pide traspasar las fronteras con el objetivo de oxigenar un sector de altos quilates.